chomskyoncharlierose_kimpierro_croppedUn pequeño libro de apenas 100 páginas (Editorial Katz): la trascripción de un debate televisivo de 1970 entre Noam Chomsky y Michel Foucault que parece haber tenido lugar ayer. ¿Existe algo que podamos llamar Naturaleza Humana? ¿Qué relación tiene la justicia y el poder? Chomsky, tal vez el más claro, el más comprensible, abre el fuego de la naturaleza humana a través del lenguaje: esa estructura que parece que tenemos todos los seres humanos, para independientemente de las más variadas condiciones externas, ser creativos  y llegar a un sistema de comunicación común –el lenguaje- que nos permite entendernos. ¿es eso la indicación de una naturaleza humana? Foucault lleva entonces el debate a la creatividad científica, a la invención. Ahí introduce su concepto de rejilla, el entorno cultural y social, que sostiene la creatividad y que cambia con la evolución histórica. La naturaleza humana cambia con el ambiente.

¿Y la justicia? Chomsky cree en ella. Cree en la evolución hacía sociedades cada vez más justas. Y en esa lucha, toca magistralmente la desobediencia civil: la distinción entre lo legal y lo justo “si para evitar un accidente, nos saltamos un semáforo en rojo, cometemos una ilegalidad, pero en ningún caso es un acto injusto” “del mismo modo, los estados cometen actos legales, pero injustos” y nos advierte de los distintos modos que existen en la sociedad de tal modo que el poder reprime la justicia. Para Foucault “la idea de justicia en sí es una idea que ha sido inventada y puesta a funcionar en diferentes tipos de sociedades como instrumento de cierto poder político y económico, o como un arma contra ese poder”.

Y todo ello en medio de un debate ameno, a veces difícil, con preguntas del público, y con múltiples temas que entran y salen como una madeja.

MicroEconomiaPara un estudiante de microeconomía, ¿cuál es el valor de un libro que finaliza con un inquietante “Entonces, ¿puede la microeconomía servir para algo?. Hemos mostrado que no.”? La honestidad de su planteamiento. Porque independientemente de que uno se encuentre capacitado para juzgar la validez de sus críticas, Guerrien y Jallais hacen un esfuerzo muy logrado para mostrar en 180 páginas de forma muy clara las cuestiones principales de la microeconomía. Punto y aparte; plantean sus interrogantes y sus críticas. Y aunque la crítica es demoledora -y aún amarga, porque uno no puede dejar de cuestionarse si las largas horas de sufrimiento preparando los exámenes de microeconomía, han sido sólo eso, sufrimiento- la exposición tiene un trasfondo de honestidad, que una vez asumida te enriquece como lo hace toda reflexión.  Una joya añadida han sido sus links a la página personal de Ariel Rubinstein, donde uno puede descargarse el texto integro de sus magníficos manuales de teoría de los juegos y microeconomía.

Simplemente, una cosa.

diciembre 7, 2008

mauldinJust one thing es el título de un original libro que recoge 12 artículos de 12 grandes inversores norteamericanos de las altas finanzas, tiburones de la gestión alternativa o hedge funds. Como el mismo John Mauldin dice, editor del libro y el mismo inversor: “Una de las mejores cosas de mi profesión es que uno llega a conocer a personas de una gran inteligencia y talento. Uno puede relacionarse con esas personas y aprender de ellos. Si tuviéramos la oportunidad de hablar con cada uno de ellos, que idea compartirían ellos con cada uno de nosotros que consideraran de valor (…) por eso les pedí que, sin ningún tipo de limitación, cada uno de ellos escribiera sobre Just one thing (…) y que lo hicieran de forma accesible por que nada me es más frustante para mi que percibir en un escrito una gran idea, pero ser incapaz de entenderla..”  Y el resultado es realmente sorprendente: 12 cartas, algunas de ellas  técnicas y con sustancia matemática que descubren aspectos sorprendentes del comportamiento de los mercados explicadas de una forma clara y asequible, otras con un profundo sentido psicológico sobre el autocontrol y los sesgos que condicionan nuestra toma de decisiones, o sobre los efectos económicos de la globalización y las nuevas pautas demográficas en nuestra economía.  Pero todas ellas transmiten experiencias y opiniones solventes, de gente curtida con una extraña mezcla de rigor académico, extensa cultura, profundo humanismo y experiencia de tiburón financiero. Un coctel realmente sorprendente.

trajancolumn.jpgEl imperio romano y el problema del poder en la antigüedad. Creo que todos sabemos algo del imperio romano y el poder. Lo hemos oído en los cursos de historia de la escuela, en el cine, en artículos perdidos de suplemento dominical … Por eso la contraportada de esta The Roman Empire. A very short introduction me atrajo. No se trataba de la n-enésima historia breve, que te trata de dar una visión general abreviada que te aporta poco, o una disquisición de temas escogidos que son de interés para especialistas, si no de algunos temas que para mí son de interés hoy y que al ver el libro me pregunté que solución le habían dado los romanos. El libro es lo suficientemente breve (130 páginas) y el autor Christopher Kelly (fellow del Chorpus Christi college de Cambridge) dispone de la solvencia necesaria para tratar los temas con profundidad e interés. Y así fué. Por ejemplo, al tratar la misión imperial de los romanos, “la formación del imperio había sido la consecuencia no planeada de una moderada y razonable política de seguridad nacional […]. Cicerón lo expresó [..] la única razón para hacer la guerra es asegurar que los romanos puedan vivir en paz” ¿Os suena? Y así otros temas, como el papel de los cristianos en el imperio romano, la tratamiento de la herencia cultural griega en el imperio romano (un tema de usurpación cultural que tiene mucho en común con los actuales nacionalismos) o incluso hasta que punto los imperialismos británico y americano han mirado a los romanos buscando la solución al problema clave de cualquier imperio: su estabilidad en el tiempo una vez que han alcanzado el cenit.

llibre.jpegPaseaba por la FNAC y el apellido, Mochón, mocho grande, me sonó familiar. Recordé los libros de Introducción a la Macroeconomía de primero de la UNED. Y sí, era él. Lo que no sabía, por la reseña de la contraportada, era que además había sido Chieff Financial Officer de Telefónica, toda una tarjeta de presentación. No ocultaré que me sorprendió que un buen profesor fuera al mismo tiempo todo un alto ejecutivo. Un rayo de esperanza.
El arte de dirigir una empresa alivia por su brevedad (apenas 200 páginas), su esquematismo erudito y la sinceridad y vivencia real que transmite. No es un compendio de recetas mágicas -no lo pretende. Simplemente recoge la experiencia sistematizada de otros, que por ser sistematizada, se distingue radicalmente de “consejos a toro pasado”. Y como promesa de que lo mejor está por venir, su descripción en las primeras páginas de lo que es ser un directivo: planificar, organizar, liderar y controlar. Planificar, especificar los objetivos a alcanzar y decidir con anticipación las acciones. Organizar, ordenar y coordinar los recursos necesarios para el plan. Liderar, estimular, inspirar a los miembros para que crezcan, para que se inventen a sí mismos en las tareas que deben llevar a cabo. Controlar, porque los planes sólo son aproximaciones.

Y los demás capítulos, el mismo deleite con ese trasfondo de cosa de verdad, que te la cuenta alguien que lo ha vivido, que te cuenta su experiencia, que puede que te sea útil, o no: teoría de gestión, planificación de estrategias, estructura organizativa, toma de decisiones, recursos humanos, control de gestión…

chomsky.jpg

Cómo nos venden la moto: Libro finísimo en papel reciclado. Dos artículos de dos autores con nombre propio de ideas propias: Noam Chomsky e Ignacio Ramonet. En Chomsky siempre he admirado su lucidez y su radicalidad serena; aguijón de conciencias, analiza la realidad quitando una a una cada capa de este pastel milhojas, y no se pringa. Se puede estar entusiasticamente de acuerdo o ignorarlo, pero nunca echarle encima el escudo de quien repudia a un fanático. Distinto es para mí el caso de Ramonet. Siempre respeté los editoriales de Le Monde Diplomatique, pero últimamente se hacían demasiados tendenciosos, demasiado incluso para leerlos aunque sólo fuera por oír voces completamente diferentes. Cómo nos venden la moto son dos artículos de apenas 35 páginas cada uno. Chomsky nos cuenta en el suyo el amaestramiento de una democracia en la que quieren retener el poder los de siempre. Y aunque suena a tópico, sorprende su desapasionada y aséptica descripción de lo que llama fabricación de la opinión. Tuvo su origen con la primera operación de propaganda moderna, con Woodrow Wilson en 1916, que gano las elecciones con su plataforma Paz sin Victoria; pero una vez en el poder decidió que había que participar en el conflicto, y se desencadeno para ello toda la maquinaría necesaria para que aquellos que le habían votado por su Paz decidieran ahora gustosamente acudir a su Guerra. Y sigue Chomsky con nociones tan atrayentes, y espeluznantes, como la democracia espectadora, el desfile de enemigos o la argumentación de la primera guerra del golfo, donde en buena lid, el pretendido orden internacional no llega a ser ni tan solo una parodia del sistema de justicia que rige nuestras relaciones diarias entre vecinos, sino simplemente una ley del más fuerte encubierta, donde la única esperanza es una opinión pública interna harta. Nihil novum sub sole, pero no deja de sorprender que se exponga por enesima vez con tanta claridad.

Denuncia Ramonet en su artículo la tiranía catódica: la confusión entre comunicación e información, el marketing –explotación de nuestras debilidades y deseos ocultos- y el aturdimiento. Se enfrenta Ramonet, no sin razón, a los nuevos oligarcas. Y acaba con una reflexión: para ellos, y como signo de la nueva era, el poder político no es sino el tercer poder; una vez que se tienen a la vez el poder económico y el mediático, el político –como bien demuestra un personaje italiano- no es sino una mera formalidad.

Bertrand RussellLa lógica llevada hasta sus últimas consecuencias. Siempre he tenido la misma sensación después de leer a Bertrand Russell. La lógica llevada hasta sus últimas consecuencias con la ligereza y facilidad de un superman levantando un camión con una sola mano. Uno se puede perder en sus razonamientos logicistas de fundamentación de las matemáticas o sorprenderse del desparpajo con que se despacha con los presocráticos, pero cuando realmente crees entenderlo no puedes dejar de maravillarte de la valentía y fuerza de un espíritu libre que se abre camino con machete de lucidez, cordura y sentido común (y un aguijón de sorna inglesa que le hace a veces un pelín repelente, todo sea dicho). Le robé a Pilar de su mesilla de noche La conquista de la Felicidad, doscientas y poco páginas de edición de bolsillo. Un desmenuze de la tensión entre el ser y el querer ser, entre el ser y lo que quieren que seamos, revisando cada una de las facetas más importantes de la vida de una persona común: el regodeo en la infelicidad como estado del alma superior, la competencia, el aburrimiento, la fatiga (tan actual), la envidia, el sentimiento de pecado, la manía persecutoria (tan común) y el miedo al qué dirán (con internet, tal vez un poco menos?). Y tras ello, con un transfondo en el que creo percibir un eco de Fromm: the grounding, el esfuerzo, la resignación, el cariño, la familia, el trabajo. En suma, la entrega a lo externo de nosotros mismos, a la empresa en si misma que es la vida.. y en los momentos de pausa, una respiración profunda que te hace sentir desde los alvéolos hasta la tierra húmeda que sostiene nuestros pies.